Desabastecimiento y altos precios del acero ponen en riesgo proyectos de construcción y reactivación del sector en Caldas

septiembre 10, 2021

Desabastecimiento y altos precios del acero ponen en riesgo proyectos de construcción y reactivación del sector en Caldas

Tabla de contenidos

Camacol Caldas advierte sobre el desabastecimiento y aumento de precios de acero en la región, lo cual representa una crítica situación para el inicio y ejecución de los proyectos. Este insumo es el segundo de mayor importancia en la estructura de costos y es esencial para los proyectos, pues no es sustituible y es necesario para cumplir la norma de construcción sismorresistente.

De acuerdo con el Índice de Costos de Construcción de Vivienda del DANE, el precio de los hierros y aceros para la construcción de vivienda registró en julio del 2021 una variación anual de 32,8%, en Manizales. Esto es un aumento casi seis veces superior al observado en julio del 2020.

El mismo índice también evidencia que Manizales registró en julio del 2021 un incremento anual del 7,5% en costos de construcción. Esta cifra es 1,2 veces mayor que la registrada en el mismo periodo del 2020, lo cual dificulta la ejecución de la política de vivienda y la reactivación de la cadena de valor. 

Perjudicados

“El desabastecimiento, aumento de precio y los mayores tiempos en la entrega del acero son una brecha para los constructores de la región. Esta coyuntura pone en riesgo la dinámica constructiva, la generación de valor agregado, el empleo y la viabilidad de los proyectos próximos a iniciarse y de los que están en ejecución”, expresó Angélica María Orozco Giraldo, gerente de Camacol Caldas.

En Caldas hay 2.609 unidades de vivienda en fase de cimentación y estructura, y 2.972 están prevendidas, sin iniciar construcción. Esta actividad implica la sostenibilidad de 11.162 empleos, $1 billón de inversión para la reactivación económica regional y una demanda de insumos, materiales, y servicios, equivalente a $615 mil millones, que proviene del 54% del aparato productivo de la región.

“Tenemos en riesgo los proyectos, su viabilidad y la vivienda formal de los caldenses. Si los proyectos no se inician o frenan su ejecución por esta coyuntura, se pone en riesgo la reactivación económica y la generación de empleo. Ya lo hemos venido evidenciando, porque hasta julio, el inicio de unidades de vivienda se ha contraído en 3,2%, comparado al mismo periodo del 2020”, concluyó la gerente.

Escríbenos a nuestro Whatsapp