fbpx

Pese a retos en el camino, las vías 4G llevan 75% de avance

Una de las apuestas más grandes en infraestructura vial en el país empieza a rendir sus fruto tras casi una década desde que empezó la adjudicación de los proyectos en el año 2014 de las vías de Cuarta Generación (4G).

Según la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) estas ya tienen un avance promedio en conjunto mayor al 75% en los más de 8.000 kilómetros de carreteras que interconectan a Colombia.

De los treinta proyectos que están registrados como vías de este segmento, ocho están 100% terminados y en funcionamiento. No obstante, los demás, 22 han afrontado grandes retos económicos, legales, sociales y ambientales para poder llegar a la meta.

Para la concesión Ruta al Sur, encargada del proyecto Santana – Mocoa – Neiva, por ejemplo, el alza en los costos ha impactado las finanzas de la firma a cargo de la obra, además la subida del salario mínimo y el aumento en las tasas de interés también ha incidido. No obstante buscan estrategias para optimizar sus costos.

Algo similar ocurre en la concesión Autopistas del Caribe, pues su cierre financiero se vio afectado a su vez por el no aumento de las tarifas de los peajes y el no cobro en otro.

No obstante los retos, para Lyda Esquivel, vicepresidenta de la ANI, el país ha logrado que más de 10 proyectos estén en fase de operación y mantenimiento. Además, se esperan para este año otras entregas al culminar la construcción de algunas unidades funcionales.

Esperamos que cuatro proyectos entreguen sus últimas unidades funcionales para que entren en esa etapa. Hay dos proyectos que estaban bajo la revisión del tribunal de arbitramento, por eso nos sentaremos con los concesionarios y revisaremos los cronogramas para analizar las tareas a realizar”, señaló la vicepresidenta de la ANI a este medio.

Sobre estos últimos, Esquivel se refiere al proyecto Mulaló – Loboguerrero y Bucaramanga – Pamplona, que, tras una disputa legal, la jurisprudencia dictaminó continuidad a los trabajos.

Vale recordar que la concesión Nueva vía al Mar S.A.S (Covimar), encargada del proyecto Mulaló – Loboguerrero, pidió ante el tribunal la terminación del contrato debido a que fue un “proceso largo y dispendioso obtener las licencias ambientales”, según Esquivel. No obstante, el tribunal reconoció que este evento fue superado con éxito, por tal motivo se dio continuidad al contrato.

De esta manera, el proyecto debió iniciar obras el pasado 9 de junio, sin embargo, la ANI en diálogo con Covimar, el concesionario de la obra, decidieron aplazar una vez más el inicio de la construcción, a petición de este último, para analizar la situación actual del proyecto.

El tiempo y el contexto han cambiado algunas condiciones que requieren ser replanteadas”, señaló la ANI en un comunicado sobre la posición del concesionario.

No obstante, esta determinación fue adoptada pese a que para la entidad gubernamental se cumplían todas y ca da una de las condiciones contractuales para iniciar.

En el caso de Bucaramaga – Pamplona (proyecto que presenta un avance de 11,2%), el concesionario, que lleva por nombre el del proyecto, también alegó dificultades ante el alto tribunal. Vale recordar que en el año 2018, la ANI alertó que el constructor CSS, el cual tiene el 100% de la participación del proyecto, tenía dificultades financieras porque Carlos Solarte, gerente de la firma, estaría involucrado en otro proyecto en Bogotá, que estaba salpicado por un escándalo con el presunto caso de corrupción de la empresa brasileña Obredech.

Había retrasos del concesionario donde había unas sanciones importantes. El concesionario actuó ante el tribunal y el dictamen es que hay que revisar unos temas sobre licencias ambientales, pero en general no se termina el contrato”, reconoció Esquivel.

Por otro lado, existen proyectos que ya están en fase de operación y mantenimiento, que aún están pendientes por culminar obras en sus distintas unidades funcionales.

Por ejemplo, en el caso de la Trasversal del Sisga, según datos del Aniscopio, están al 99,3% de su ejecución No obstante, Menzel Amín Avendaño, presidente de KMA Construcciones (firma accionaria mayorista en la concesión con una participación del 50%) aseguró a este medio que ya están finalizadas 100%.

Otra de las obras por finiquitar es la IP Neiva – Espinal – Girardot que presenta un nivel de obra de 98,6% y Autopistas conexión norte con el 96,1%, a las cuales les faltan detalles en unidades funcionales por culminar.Las que siguen

Las obras que serán entregadas en este 2023 serán Autopista Conexión Pacífico 3, Autopista al Mar 2, Autopista Conexión Norte y Bucaramanga – Barrancabermeja – Yondó.

Estas unidades funcionales las estaremos dando en disposición, si todo sale bien, en el segundo semestre de este año”, dijo Esquivel.

La más próxima a entregar será Mar 2, que sería en junio y está en un avance del 96,6% (según información del Aniscopio con corte a mayo) y Bucaramanga – Barrancabermeja – Yondó meses más adelante y tiene un avance de 95,5%.Nacen nuevos proyectos

La vicepresidenta de la ANI aseguró que la entidad en este momento está estructurando un nuevo paquete de proyectos de carretera que son Villeta – Guaduas, “que es un corredor que tiene un cuello de botella y es necesario desarrollar para interconectar este corredor con otros aledaños” y la obra Pasto – Popayán, “que es una prioridad en este momento con la contingencia ocurrida al rededor del Cauca”.

Así mismo, la ANI está estructurando obras en Sogamoso – Maní, “que es un proyecto muy importante para interconectar a Casanare y Boyacá” y están estructurando la obra del primer tercio de la vía Bogotá – Villavicencio del cual “se están haciendo los estudios para continuar con el proceso del desarrollo de las regiones y el Meta”, reconoció.

Tomado de: https://www.portafolio.co/economia/infraestructura/vias-4g-muestran-avances-significativos-a-pesar-de-baches-legales-y-demoras-584620

Camacol web

Camacol web

Facebook
Twitter
LinkedIn
Escríbenos a nuestro Whatsapp