fbpx

‘Meta de Mi Casa Ya nunca ha sido cubrir toda la oferta VIS’, Catalina Velasco.

Tras el revuelo por los cambios del programa Mi Casa Ya y las peticiones del sector constructor, la ministra de Vivienda, Catalina Velasco, en entrevista con Portafolio, respondió que los recursos del programa son limitados y que, además, con los cambios sí se garantizará su entrega.

Además, dijo que la focalización con el Sisbén IV, no es una barrera, pues cobija incluso a hogares de hasta 4 salarios mínimos.

¿Cuál es el plan para los subsidios de Mi Casa Ya? Faltarían algunos pese a la adición presupuestal.

Con el billón de pesos que se adicionó al presupuesto de este ministerio se garantizarán 75.000 subsidios para cumplir con los objetivos trazados para este año.

Pasamos de un ritmo promedio de 33.000 subsidios entre 2018 y 2020, a 50.000 que se garantizarán anualmente entre 2023 y 2026, la coyuntura ha sido superada y la tendencia va mejorando.

El objetivo misional del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio siempre será otorgarle una solución de vivienda digna a cada vez más colombianos, este objetivo se debe encontrar alineado con la realidad macroeconómica y fiscal del país.

¿Han revisado las propuestas de Camacol para reactivar el sector?

Compartimos el interés de los constructores de seguir manteniendo Mi Casa Ya como uno de los protagonistas de la política de vivienda y como un impulsor del sector edificador.

Sin embargo, el Gobierno debe procurar el mejor uso de los recursos disponibles, que no son ilimitados, y que se deben priorizar para beneficiar a los hogares en mayor condición de vulnerabilidad.

El objetivo de Mi Casa Ya nunca ha sido el de cubrir toda la oferta de vivienda VIS en el mercado, sino brindar un apoyo para la adquisición a los hogares más vulnerables, y eso es lo que se busca a través de los ajustes efectuados.

Cuando este gobierno recibió el programa, lo que encontró fue una enorme brecha entre las expectativas del mercado y la disponibilidad de recursos.

Por ello, en primer lugar, se hicieron esfuerzos presupuestales para asegurar 50.000 subsidios al año y, en segundo lugar, se hicieron ajustes para orientar mejor estos subsidios hacia los hogares y municipios con mayores necesidades.

¿Qué opina sobre la polémica de incorporar Sisbén en la transición de los hogares que ya esperan el alivio?


La transición hacia una focalización basada en Sisbén IV no incrementa los trámites de postulación y acceso a los beneficios del programa Mi Casa Ya.

Este proceso se lleva a cabo con el propósito de identificar mejor las necesidades de los interesados y garantizar que los subsidios beneficien a un mayor número de hogares vulnerables.

Al finalizar el 2022, el Sisbén IV contaba con una cobertura de cerca del 60% de la población y 70% de los hogares colombianos, lo que demuestra que no se constituye en una barrera.

Además, el Gobierno Nacional está realizando grandes esfuerzos para facilitar el proceso en todas las regiones del país.

¿Qué pasará con aquellos que no logren su subsidio por la clasificación?

Uno de los requisitos para ser beneficiario es tener una clasificación entre A1 y D20. En este mecanismo podían ser beneficiarios los hogares con ingresos mensuales de hasta 4 Salarios Mínimos.

Ahora bien, frente a los criterios de priorización estos se implementaron con el fin de identificar a los hogares con mayores necesidades y niveles de vulnerabilidad, así como para impulsar la oferta en territorios anteriormente excluidos del programa.

Por último, teniendo en cuenta que existen hogares que cumplen con los nuevos requisitos del programa y tienen un proceso de compra de vivienda adelantado, se está priorizando la asignación de aquellas familias que tienen prevista firma de escrituras en los seis meses posteriores a la expedición del Decreto.

Esto permite reducir el stock de viviendas terminadas y evita desistimientos.

¿Qué harán con las Mipymes constructoras que no están recibiendo los recursos de Mi Casa Ya desde 2022?

Dentro de los ajustes realizados a Mi Casa Ya se consideró la asignación de puntaje de priorización mayor a los solicitantes en municipios de categoría 5 y 6 (hasta 20 puntos), esto con el fin de asegurar que el programa llegue a municipios que han sido desatendidos.

Con la creciente demanda y asignación de subsidios en los municipios más pequeños, se espera incentivar la oferta de vivienda VIS en estas zonas del país.

Los desembolsos se están llevando a cabo con normalidad desde el mes de febrero, por lo que los subsidios se van desembolsando a medida que los constructores van realizando la solicitud de cobro.

Con este contexto, ¿dejará ser la vivienda un motor que impulsaba el PIB?

Si bien la construcción de edificaciones no es el principal generador de valor agregado en el país, tiene una participación del 2% en el PIB y se ubica como la actividad número 15 entre las 61 que más aporta a la economía. La construcción de edificaciones se caracteriza por ser una actividad fundamental en materia de dinamismo económico y la creación de empleos. Esto no va a cambiar.
Como Ministerio de Vivienda consideramos que los impactos de esta situación macroeconómica, tanto en precios como en el comportamiento del sector, se mantendrán controlados.

La normalización de las tasas de intervención de la política monetaria en conjunto con el compromiso del sector financiero, sumado a la garantía de subsidios de Mi Casa Ya deberían traducirse en una mayor confianza de los hogares.
Tomado de: https://www.portafolio.co/mis-finanzas/vivienda/entrevista-catalina-velasco-ministra-de-vivienda-585353

Foto: DIEGO CAUCAYO/ PORTAFOLIO

Camacol web

Camacol web

Facebook
Twitter
LinkedIn
Escríbenos a nuestro Whatsapp