fbpx

Caída de 62% en vivienda pasa factura a otros sectores

La contracción en proyectos habitacionales bajó la producción de cemento, las ventas a ferreterías y de los puntos minoristas de vidrios, pinturas e insumos.

La caída en un 70% en las ventas de vivienda no VIS y del 80% en la VIS a mayo, le está pasando una alta factura a negocios y empresas que están encadenados con productos y servicios al sector de la construcción.

Las más de 64.000 viviendas que se dejaron de vender entre enero y mayo del presente año representan una reducción de $13 billones de inversión en el sector, lo que equivale a cerca de un punto porcentual del Producto Interno Bruto (PIB).

Esta situación ya está golpeando a negocios que atienden una demanda de materiales de construcción que mueve cerca de $36 billones al año.

Para la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), la caída en la comercialización de vivienda está impactando negativamente la cadena industrial del sector. Y la muestra es la contracción en los despachos y producción de cemento y concreto, que según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), representa el 30% de la cadena.

“Al comparar el último trimestre de 2022 y el primer trimestre de 2023 se evidencia que los despachos de cemento a nivel nacional se han contraído en un 10% y la producción de concreto ha decrecido un 12%”, señaló Guillermo Herrera, presidente del gremio, quien también indicó que la producción de concreto para la vivienda VIS registró una variación negativa del 24%.

Así, los despachos del insumo pasaron de 3,50 a 3,15 millones de toneladas, mientras que la producción de concreto pasó de 1,15 a 1,02 millones de metros cúbicos y la producción de concreto para vivienda social pasó de 1,15 a 1,02 millones de metros cúbicos.

El líder gremial recalcó además que la desaceleración que se viene registrando en el sector de la vivienda está afectando otros encadenamientos productivos de la actividad, como el que Camacol denomina de la economía popular.

“Las ventas reales del comercio minorista de artículos para ferretería, vidrios y pintura caen -17,3% al comparar abril de 2023 con abril de 2022. En micronegocios de construcción y actividades inmobiliarias el nivel de ocupación así como en generación de ingresos presentan una caída del 20%”, señaló Herrera.

Para Alejandro Ramírez, presidente de Cemex Colombia, la demanda de cemento va a tener una leve caída por la contracción en el sector de vivienda.

“Las ventas de unidades habitacionales el año pasado tuvieron una caída del 11,7%. Esto, producto de la crisis de las constructoras y del aumento de las tasas de interés, que hacen más difícil para las familias acceder a una casa o apartamento. Además, la contracción se va a reflejar en menores iniciaciones de vivienda hacia finales de año”, dijo Ramírez hace algunas semanas en entrevista con este diario.

Cabe recordar que, de acuerdo a registros del Dane, el negocio del cemento y el concreto mueven en el sector de la construcción de vivienda $7,37 billones, el de manufacturas de hierro y acero $7,13 billones, el de pinturas y químicos $2,87 billones, el de PVC y plásticos $2,16 billones, el de cerámicas $1,53 billones, el de cables y conductores $1,36 billones, el de vidrio $990.000 millones y otros insumos $1,37 billones.

Millones de pesos encadenados

Para analistas del sector vivienda consultados, la caída en las ventas de las empresas de bienes y servicios que hacen parte de la cadena de esta industria comenzó con el impacto por la suspensión de varios proyectos habitacionales que se han registrado en el país.

“Las dificultades para el desarrollo de estas iniciativas de vivienda continuaron con el aumento en el número de desestimientos por parte de los compradores que no pudieron seguir con el negocio ante la incapacidad de financiar la compra de una unidad por las altas tasas de interés, a lo que se suma que se ha suspendido el desarrollo de varios proyectos antes o después de lograr el punto de equilibrio”, explicó el exministro de Hacienda, José Manuel Restrepo.

Para el hoy rector de la Universidad EIA, en términos generales, además de afectarse todo el proceso de encadenamiento para la producción de vivienda, también se esta contrayendo la generación de empleo indirecto.

Y agregó que por lo general se firman primero los proyectos y luego se ponen en ejecución, pero al congelarse las iniciativas, toda la cadena también se afecta, lo que deriva en el cierre de un gran número de puestos de trabajo.

“Con esta contracción en la cadena de proveedores y servicios asociados al sector de la construcción, el impacto es alto en empleo lo que llevaría el próximo año a que se clausuren mínimo 500.000 empleos”, indicó Restrepo.

Reiteró el exministro que el encadenamiento es muy largo e involucra a las grandes, pequeñas y medianas empresas que tienen una alta dosis de comercialización con una muy buena capacidad para la generación de empleo.

Por su parte, Camilo Herrera, presidente del centro de investigaciones de consumo de mercados Raddar, señaló que el freno en el sector de la construcción de vivienda no necesariamente se da por la caída en las ventas, y señala que la desaceleración de la industria comienza antes de la pandemia y su caída se acentúa en la emergencia sanitaria por el Covid-19, que hasta el momento no ha logrado recuperarse.

El analista dijo que la cadena de la vivienda es la que más subsectores jalona, ya que intervienen alrededor de 300 subactividades de la economía.

De acuerdo al reciente Índice de Costos de la Construcción del Dane, en mayo “los mayores aportes negativos a la variación mensual se presentaron en acero corrugado, que restó 0,05 puntos porcentuales, servicios de instalación de redes, que restó 0,04 puntos porcentuales y enchape que restó 0,02 puntos porcentuales”.

Tomado de: https://www.elcolombiano.com/negocios/economia/caida-de-62-en-vivienda-pasa-factura-a-otros-sectores-ID21886493

Camacol web

Camacol web

Facebook
Twitter
LinkedIn
Escríbenos a nuestro Whatsapp