fbpx

Agro y energía, sectores en alerta latente por fenómeno de El Niño

Ante la confirmación de la llegada de El Niño, cómo se deben preparar el agro y el sector eléctrico para afrontar lo mejor posible el fenómeno en pro del consumidor. ¿Qué planes hay que activar en producción, aguas, insumos, sistemas de riego, etc y qué riesgos hay en inflación?
Después de casi tres años de un prolongado fenómeno de la Niña, la semana pasada la Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés), decretó la llegada del Niño, un evento climático que se caracteriza por el calentamiento de la superficie del Océano Pacífico, hecho que se traduce en las tierras colombianas en sequías y falta de recursos hídricos.

Si bien uno de los sectores que normalmente suele verse afectado es el de la energía, este año las alarmas se han encendido en el sector de la agricultura por las posibles afectaciones en torno a la producción de alimentos del país.

De acuerdo con la ministra de Agricultura y Desarrollo Rural, Jhénifer Mojica, la apuesta de la cartera frente al fenómeno del Niño es generar líneas de crédito especiales para los agricultores, para ayudar a promover sistemas de riego.

La capacidad productiva más urgente que hay en el sector es poseer agua, riego y drenaje. Tenemos que dar soluciones microprediales. Quisiéramos que cada uno de los productores tengan una solución de agua para contrarrestar el cambio climático”, explicó Mojica.

Sin embargo, ante esta solución de distritos de riego, el país se encuentra ante un rezago en la implementación de los mismos, ya que los altos costos limitan su avance. Ante esto, Alejandro Herrera, director encargado del Departamento Nacional de Planeación (DNP), aseguró que este es un tema que se está priorizando, porque algunos de ellos no están siquiera estructurados, sin embargo, hay otros que vienen avanzando.

Minagricultura y Minvivienda están en ese ejercicio de priorizar. Es una apuesta que tiene que hacer el país porque fenómenos como el Niño o la Niña nos obliga a hacerlo con soluciones basadas en naturaleza con reservorios, no necesariamente con represas”, apuntó el funcionario.
Preocupación sectorialAhora bien, para la agricultura colombiana el fenómeno del Niño representa un riesgo en materia de seguridad alimentaria, por esta razón los diferentes sectores se vienen preparando para el evento climático.

Según Rafael Hernández, gerente general de la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz), la siembra del grano es la oportunidad para enfrentarse a este fenómeno. “Nosotros promovemos la siembra de variedades que son resistentes a las altas temperaturas y a la sequía. Eso no quiere decir que si no hay agua van a funcionar, pero si contribuye al cultivo. El problema del Niño en las zonas de riego es que si hay alta temperatura, los caudales de los ríos se disminuyen y no hay disponibilidad de agua”, aseguró.

Para las zonas de secano que incluyen a los Llanos Orientales y a La Mojana, el dirigente gremial explicó que allí no llueve o se reducen las precipitaciones y estos territorios dependen de las lluvias para llevar a cabo la producción.

Ahora bien, los efectos del evento climático en los cultivos y producción de café colombiano, pueden resultar beneficiosos o no para el sector. Según datos de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), los incrementos moderados en brillo solar resultan en una mayor actividad fotosintética, que favorece la concentración de las floraciones y el llenado de los frutos en tiempos más cortos. Sin embargo, un factor fundamental es el recurso hídrico.

En localidades con déficit hídrico severo y moderado se deben programar sólo dos aplicaciones de fertilizante al año, procurando que las plantas absorban la mayor cantidad de nutrientes antes que inicie el período crítico de sequía”, indica la Federación.
Además, estiman que las altas temperaturas aceleran el ciclo de vida de la Broca de cafetos, una plaga en la planta, los cafeteros deberán de incrementar los monitoreos de infestación para mitigar las pérdidas por la enfermedad en la cosecha.

Por otra parte, el sector de la palma también ha indicado la forma en la que el gremio se está blindando para mitigar los riesgos del fenómeno del niño. De acuerdo con Alexandre Patrick Cooman, director general de Cenipalma, se está promoviendo desde ahora tomar los cultivos menos afectados por el déficit hídrico, optimizando los sistemas de riego, buscando ser eficientes con el agua a disposición.

También se incluye el uso de biomasa para mantener acolchadas las áreas donde hay raíz y así disminuir la incorporación de agua en el suelo, cuidando la vegetación acompañante que está en los valles de la palmicultura y ayudan a disminuir la transpiración. En época de sequías hay mucha proliferación de plagas, hecho al que toca poner atención”, explicó Cooman.

A su turno, José Félix Lafaurie, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedegán), le aseguró a Portafolio que desde el gremio aún ven muy pocos instrumentos por parte del Gobierno para mitigar el impacto del fenómeno del Niño en Colombia, situación que además califica como “muy grave”.
La presión inflacionaria

Los efectos del fenómeno del Niño pueden traer al país faltas en la producción de los alimentos, por lo que es clave que los productores establezcan planes integrales de control de plagas y manejo de protección de cultivos.

Así lo confirmó Andrés Valencia, exministro de Agricultura, quien aseguró que indiscutiblemente cuando este fenómeno está presente suben los precios porque se afectan las cosechas, ya sea por pérdidas derivadas de las temperaturas o por el aumento de plagas y enfermedades.

En el caso del café es probable que se incrementen los niveles de prevalencia de la Broca, porque cuando hay altas temperaturas el animal se despierta. La Federación ya debe estar trabajando con los cafeteros en esta materia. Porque si llega el Niño llega en el segundo semestre y nos coge una alta infestación de Broca, básicamente se puede perjudicar la cosecha principal que empieza a salir a partir de octubre/noviembre”, dijo Valencia.

Igualmente, apuntó los precios van a subir, teniendo en cuenta que en el último fenómeno del Niño por el 2016, los precios llegaron a lo que están hoy en día, por alrededor del 15%, por cuenta del evento climático. “Es claro que la inflación se aumenta por esta situación”, concluyó.
¿Un fenómeno que aumentaría importaciones?

La preocupación por un presente con el fenómeno del Niño en materia de agricultura son las pérdidas y la falta de abastecimiento de alimentos. Ante esto está latente la posibilidad de importar aquellos productos con los que el país no esté en capacidad de suplir.

Frente a ello, Javier Díaz, presidente de Analdex, manifestó que la menor oferta por falta de producción va a llevar a mayores precios, por lo que es importante “tener una política de aranceles bajos que nos permita importar alimentos que no tengan una oferta adecuada para el mercado local”.

El dirigente gremial, anotó la preocupación del sector sobre que el Gobierno esté considerando subir los aranceles “cuando muy seguramente vamos a necesitar que sean bajos, para que la inflación no se incremente y para lo que es necesario importar”, explicó Díaz.

Tomado de: https://www.portafolio.co/economia/finanzas/el-fenomeno-de-el-nino-alertas-en-los-sectores-del-agro-y-la-energia-584236

Camacol web

Camacol web

Facebook
Twitter
LinkedIn
Escríbenos a nuestro Whatsapp